martes, 13 de septiembre de 2011

Biografïa : Silva de Gurruchaga, Martina Eugenia de San Diego

Patriota, nacida en Salta en el hogar constituido por el Escribano de Gobierno, don
Marcelino Miguel de Silva y doña María Isidora Fernández de Córdoba. Fue bautizada en la iglesia Matriz el sábado 13 de noviembre de 1790 “por el Predicador General y actual Guardián de este convento de San Diego de Salta (San Francisco), fray Felipe Casale. Fueron padrinos don Antonio González y doña Ángela de Castro.” Hija del segundo matrimonio de su padre don Marcelino Miguel de Silva (hijo de don Francisco de Silva y doña Bernarda Tadea Delgado), casado en primeras nupcias en febrero de 1781 con doña Manuela de Castro y Arias, hija de don Pablo de Castro y doña Petrona Arias. Doña Martina, al igual que muchas otras salteñas, recibió una esmerada educación en su propia casa. Fue desposada en el curso del año 1810 por el también patriota don José de Gurruchaga, precursor de la Independencia, hijo del general José Antonio de Gurruchaga y doña Manuela Fernández Pedrozo y Aguirre. Don José de Gurruchaga fue ministro de la Real Hacienda de Salta y hermano de don Francisco de Gurruchaga, creador de la Armada Nacional de Argentina.

Se recuerda con gratitud la campaña silenciosa y tenaz desarrollada por un grupo de damas salteñas. Es durante 1813 cuando vemos surgir en la joven Martina a la mujer admirable, a la patricia dispuesta a todo por la naciente patria. Junto a ella se recuerda a doña Magdalena Güemes de Tejada, la famosa “Macacha, hermana del general don Martín Miguel de Güemes; doña María Josefa de la Corte de Arias, la “Lunareja”; doña Loreto Sánchez de Peón de Frías, doña Gertrudis Medeiros de Cornejo, llevada por los realistas desde su hacienda de Campo Santo hasta Jujuy a pie, por conspiradora; doña Fortunata de la Corte de Peña y la joven esposa del general Güemes, la bella doña Carmen Puch; doña Juana Gabriela Moro Díaz de López “La emparedada”, doña Andrea Zenarruza de Uriondo, doña Petrona “China Arias, la señora de Velasco quien fuera educadora de doña Juan Manuela Gorriti, entre algunas otras damas conjuradas para conquistar la voluntad de numerosos jefes y oficiales realistas del ejército del general don Pío Tristán, en favor de la causa revolucionaria cuyos resultados incidieron en el triunfo de la batalla de Salta.

Patriota entusiasta, contribuyó al éxito del general Belgrano en Salta. Lo hospedó en su casa de Los Cerrillos y consiguió que su marido, rico comerciante, donara paños para uniformes y dinero para adquirir armas. Doña Martina bordó con sus manos y obsequió al ejército una bandera celeste y blanca en vísperas de la batalla; equipó de su propio peculio al famoso destacamento de soldados vestidos con uniformes y ponchos azules, que apareció oportuna y audazmente sobre las Lomas de Medeiros, sembrando el pánico entre los realistas sin disparar una sola bala, contribuyó decisivamente a la obtención del triunfo. A los efectos de aclarar aquello de “uniformes y ponchos azules”, el hecho se debió a que en los almacenes del matrimonio Gurruchaga-Silva, era la tela que más abundaba en esos momentos. Recibió del general Manuel Belgrano un tapado de seda en el que se había bordado la leyenda A la benemérita patriota, capitana del Ejército, doña Martina Silva de Gurruchaga.” Muchos próceres, entre otros Belgrano, Pueyrredón, Rondeau, Vicente López, encontraron en la casa de esta ilustre patricia, el recibimiento cordial y el hospitalario albergue, muy necesarios tras las fatigas de las marchas o los triunfo y reveses propios de las luchas de aquellos tiempos. En 1820 efectuó una donación de 2.000 pesos fuertes para los gastos de la guerra.

El sábado 17 de junio de 1815 fue bautizada su hija Juana Modesta, siendo sus padrinos don Francisco de Gurruchaga y doña María Isidora Fernández de Córdoba, su madre. Virginia, nació el domingo 15 de mayo de 1821 y bautizada en la Catedral el martes 17 de junio, dos días más tarde. Don Apolinar Usandivaras y don Lindor Alemán apadrinaron la ceremonia religiosa a cargo del presbítero don José Manuel Salguero, rector interino. Susana Adelaida nació el domingo 11 de mayo de 1822 y bautizada en la Catedral el lunes 19 de agosto del mismo año por el presbítero don Francisco Fernández. Apadrinaron la ceremonia don Ángel Lesser y doña Micaela Lesser. Otro hijo de doña Martina llegaría el viernes 30 de marzo de 1832, llamado José, el cual, al ser bautizado, tuvo como padrinos a don Hilarión Echenique y a doña Modesta Gurruchaga. Esta recordada patricia salteña falleció el jueves 19 de marzo de 1874, en casa de doña Delfina Fresco de Fresco, con los auxilios religiosos del padre Matías Linares y Sanzetenea quien le administró la sagrada eucaristía y la extremaunción el lunes 09, diez días antes de su deceso. Falleció esta ilustre dama a la edad de 84 años, “del hígado”, viuda de don José de Gurruchaga.” Sus restos descansan en el Panteón de las Glorias del Norte de Salta, desde el año 1954. Fue el primer arzobispo de Salta, monseñor Roberto J. Tavella, quien solicitó el ingreso de la Benemérita Capitana del Ejército. El Decreto 52/54 fue firmado por señor Ministro de Gobierno, Justicia e Instrucción Pública, don Jorge Aranda, siendo gobernador de la provincia el doctor Ricardo Joaquín Durand. Fue la primera mujer guerrera de la Independencia a quien le cupo el honor de que sus restos permanezcan para siempre en tan preclaro recinto.

El martes 24 de mayo de 1910, con motivo de la celebración del primer centenario de la Independencia, la patricia salteña fue distinguida y su memoria exaltada por los porteños, al inaugurarse en la Capital Federal la escuela que lleva su nombre ubicada por entonces en calle Mariano Boedo 657. Asistió al acto patriótico gran cantidad de público. Fueron designados padrinos los señores doctor Rafael Ruiz de los Llanos, Florentino Ortega y Carlos Baires y la señora Justa Campos de Urquiza. Usaron de la palabra don Carlos Baires, la señora Rawson de Dellepiani, don David Fernández y el Director de la Escuela, don David Fernández.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada